Digital.DOC

Lenguaje Digital y Audiovisual

Los procesos de Educabilidad en Redes del Conocimiento -MEM-

Una Experiencia Pedagógica en Tecnologías de la Información y la Comunicación
Fundación Universitaria del Área Andina
Por Carlos Alberto Álvarez Vargas , Luis Alfoso Caro, Camilo Velandia R

Mirada En Prospectiva De Los Procesos De Educabilidad

Con base en las discusiones permanentes de los investigadores en educación, las instituciones educativas han generado Proyectos Educativos Institucionales PEIs, estos han tenido especial trascendencia en el ámbito educativo en nuestro país, han demostrado su aplicabilidad en la renovación y transformación de las instituciones y de sus prácticas educativas.

Es así, como cada uno de estos proyectos ha sido el resultado de reflexiones permanentes en donde lo epistemológico, teleológico, antropológico, investigativo, metodológico y evaluativo, forman parte de ese cuerpo teórico que sustenta la razón de ser de las instituciones de educación en general, en particular las instituciones de educación superior.

De igual manera estos principios y fines educativos, generan aproximaciones académicas en las cuales el discurso pedagógico toma especial importancia, sobre los ejes del “aprender a aprehender” y del “saber hacer con los saberes”, dentro del concepto de la formación por competencias. Así pues, lo que en principio se creía como una obligación de las instituciones en modernizar sus estructuras académicas y administrativas, se ha convertido en discusiones permanentes tendientes a solidificar un pensamiento propio, autentico y crítico, que implique crecimiento institucional y se encamine por las rutas de la excelencia y la calidad académica, estos cambios sustanciales en la educación han servido para dinamizar sus estructuras, adaptándolas a nuevas formas de trabajo académico con miras a formar profesionales de alta calidad, competitivos y de excelente formación humanista alrededor del concepto de integralidad.

Bajo esta concepción se hace necesario incluir nuevas rutas, nuevos imaginarios que posibiliten el alcance de los logros planteados en sus PEIs, es aquí en donde el discurso pedagógico adquiere especial importancia, pues si se desarrolla un examen a fondo de la educación se hace necesario implementar nuevas maneras de “educar” al individuo para sociedades cada vez mas evolucionadas en las que las transformaciones científicas y tecnológicas están al orden del día en forma de revoluciones conceptuales permanentes.

Para el caso educativo se puede señalar, entre otros, la inclusión de las tecnologías de la información y la comunicación TIC, y su impacto en los procesos de aprendizaje humanos, alrededor de lo que en la actualidad se denomina “virtualidad”, y que para nuestro caso llamaremos “educación en redes de conocimiento”. La multimedia, por ejemplo, ha permitido manejar mayores volúmenes de conocimiento, con altos niveles sugestivos de interactividad, que posibilitan al individuo a establecer modelos de autoaprendizaje y autoformación alrededor de las comunidades virtuales del conocimiento, en forma de bibliotecas y grupos de discusión que de manera atemporal, pueden ser accesados por el usuario.

Para el desarrollo de propuestas educativas, en las cuales las TIC, sean utilizadas como plataformas que permitan el acceso al conocimiento de manera masiva y global, se hace necesario reconsiderar las formas de trabajo académico actuales, que a propósito, no han cambiado ostensiblemente y solo en forma tímida, producen innovaciones lentas y poco seguras alrededor de la educación. Sin embargo sobre el tema de la educación en redes, pueden existir muchas variables, desde las consideraciones de producir materiales a manera de “diseños instruccionales”[1] propios de la tecnología educativa, en donde se retoman antiguos modelos basados en el aprendizaje por conductas operantes por objetivos y resultados, etc., hasta simuladores en donde el individuo percibe desequilibrios y aislamientos de la realidad, o ¿distorsiones?

Sin embargo y retomando el criterio de educabilidad en la red, es fundamental que sean reconsiderados los modelos tradicionales de enseñanza, y se aborden unos nuevos, bajo preceptos modernos y adaptables a las nuevas formas de aprendizaje humano.

Por lo anterior se hace imprescindible la construcción de modelos pedagógicos de carácter transitorio, basados en Pedagogías Contemporáneas y emergentes que posibiliten la aplicación de currículos centrados en el estudiante, de carácter igualmente flexible para adaptarlos a las nuevas condiciones en el entorno de la globalidad del conocimiento.

Las Pedagogías emergentes, han contribuido de manera directa al cambio conceptual de los procesos educativos, para el caso que nos ocupa, formularemos una aproximación a un modelo pedagógico virtual, basado en las siguientes dimensiones:
El Constructivismo Escolar, La Teoría del Pensamiento Complejo y la Enseñanza Problémica.

Estas visiones contemporáneas, articuladas, pueden permitir un avance significativo en la construcción, diseño y ejecución de un modelo adaptado a los procesos actuales y futuros de la educación humana, y contribuyen de manera efectiva en la transformación de los procesos de educabilidad en el entorno de las TIC, y los modelos de material educativo multimedia (MEM).

Es importante destacar que el modelo pedagógico, es considerado aquí, como la ruta o el mapa de navegación que permita determinar posibles alternativas tanto didácticas como metodológicas, evaluativas e investigativas, consideradas como elementos básicos para las transformaciones cognitivas de los estudiantes no presenciales y presenciales. Estas consideraciones deben ser el resultado de proyectos educativos alternativos[2], conexos con el PEI, e inmersos en currículos modernos basados en procesos o “proyectos de investigación” [3] Las nuevas formas de enseñabilidad, deben construir un Modelo Pedagógico, que a su vez genere subproyectos educativos multimediales, éstos deben estar sustentados, como el mismo PEI, en principios teoréticos, fundamentados epistemológicamente, (Teoría del conocimiento) y adaptados a condiciones axiológicas, culturales (particulares y universales), cognitivas y investigativas, que permitan el alcance de altos niveles de integralidad significativos en la formación permanente y total del individuo.

Marco Referencial

El concepto Pedagogía ha sido utilizado en educación como la disciplina encargada de la formación del ser humano en el contexto de la “escolaridad”[4], el término formación adquiere aquí caracteres de integralidad, lo que supone que existan personas encargadas de la formación del hombre, sobre ellas recaerá entonces una parte de la responsabilidad en los procesos educativos, sin embargo en la actualidad éste concepto extralimita esta aproximación, y transforma su concepción hasta límites inusitados en los periodos de educabilidad humana.

La pedagogía entonces adquiere especial relevancia en el contexto del aprendizaje y la formación del hombre. Actualmente el tratamiento que se le ha dado al concepto pedagogía, está sustentado por un discurso, que implica concepciones epistemológicas y en la mayoría de los casos se aproxima a las tendencias pedagógicas sobre las cuales se trabaje; en términos generales, el criterio pedagógico está rodeado por un modelo o modelos aproximados, que permiten ser puntos de referencia para desarrollar armónicamente las propuestas educativas, no solo en el contexto de la escuela sino en espacios sociales sobre los cuales se establecen relaciones de comunicación.

Con la vinculación de las TIC, a los procesos educativos del hombre, la pedagogía se proyecta a la globalidad estableciendo directrices esenciales que sirven de norte para la conformación del discurso pedagógico virtual, generado por los ambientes de enseñanza y de aprendizaje emitidos desde cualquier lugar del planeta.

La pedagogía encarna la visión posmoderna de los encuentros entre los seres humanos, que implican aprendizaje y transformación de conductas, aproximándonos a la formación integral de los protagonistas del acto educativo en todo el contexto.

La pedagogía, basada en los principios de las tendencias pedagógicas, tiene un marco referencial humanista contemporáneo en vectores como la “Universalidad”, “La Autoregulación”, “El Procesamiento de la información”, y La “Diversidad Integrada”[5], elementos que armónicamente tratados con el soporte de la multimedia permiten al individuo la interactividad, simulación de eventos, omnipresencia, inmersión, contacto directo con las culturas que conforman la aldea global y otros. No se trata aquí de multiplicar la información solamente, sino que ésta además tenga una orientación educativa tendiente a que los aprendices asuman el conocimiento como elemento transformador individual y colectivo, solucionando en forma acertada y dinámica los problemas relevantes de su entorno y procurando el avance y la consolidación de las comunidades para asegurar un mejor modo de vida.

El Modelo Pedagógico Virtual Apoyado Sobre Las Teorías Constructivistas

El Constructivismo pedagógico plantea, que el aprendizaje humano es una construcción de cada estudiante que logra modificar su estructura mental, y alcanzar un mayor nivel de diversidad, de complejidad y de integración. Es decir el verdadero aprendizaje es aquel que contribuye al desarrollo de la persona en todas sus dimensiones. “El conocimiento y el aprendizaje se construyen”[6], es decir el aprendizaje significativo en el estudiante es el resultado de los desequilibrios cognitivos que sufre el estudiante, a partir de la ruptura con conceptos o ideas previas (conocimientos precientificos) producto de sus estados cognitivos anteriores, es decir el conocimiento no es el resultado del descubrimiento del hombre sino de sucesivas construcciones mentales producto de la reflexión y la negación del concepto absolutista del conocimiento. El modelo constructivista se apoya en estos cuatro vectores:

• Parte de las estructuras conceptuales de cada estudiante, ideas o preconceptos con los
que cuenta.

• Prevé el cambio conceptual que se espera de la construcción activa del nuevo concepto y
su repercusión en la estructura mental.

• Confronta las ideas y preconceptos afines al tema de enseñanza, con el nuevo concepto
científico que se enseña.

• Aplica el nuevo concepto a situaciones concretas y lo relaciona con otros conceptos de la
estructura cognitiva con el fin de ampliar su transferencia.

Al respecto de las tendencias pedagógicas y su aplicabilidad en la educación en redes del conocimiento, surge también como una alternativa pedagógica que debe considerarse en la producción de MEM. Se trata de la TEORÍA CRITICA, APLICADA AL CONTEXTO DE LA EDUCACIÓN, para este caso se resaltan los elementos mas generales que permiten la elaboración del concepto; se trata de incorporar aquí el criterio de la formación integral y total del individuo no solo alrededor de ejes aplicados al saber especifico, sino que se extrapola y establece elementos de carácter social, en donde el individuo determina unas relaciones directas con el entorno social y propugna a través de permanentes reconstrucciones sobre la problemática de las sociedades. Vale la pena destacar que los saberes se aplican de manera armónica a la solución de problemas relevantes de la sociedad, siendo el individuo junto con las colectividades capaz de transformar permanentemente las sociedades. En otros términos establece una pedagogía de carácter emancipatorio social, propugna por un crecimiento cognitivo permanente evidenciado cambios y transformaciones conceptuales. “Un saber construido desde diversas miradas críticas, se convierte en un saber propio, y cultural. El fracaso innegable de las formas de relación pedagógicas mecanicistas principalmente, radica en que los saberes permanecen extraños.

Así es el saber. Si este permanece ajeno a mí, sólo puedo decir de él, aquello que percibí en escasos momentos en los cuales lo escuché o lo tuve frente a mí. Si yo participo en su reconstrucción, me apropio de él, sé cómo se comporta, cómo cambia, por qué tiene sentido. Pedagógicamente, la acción comunicativa nos permite participar de los saberes, a partir de una apropiación y construcción.

La acción comunicativa debe complementar, ampliar enriquecer unos saberes construidos por quienes participan de dicho proceso. Por ello nos lleva a otras formas de comunicación académica moderna que debe entrar dentro de esa red llamada investigación. La misma clase magistral, debe hacer parte de esa red. Es cuando el maestro tiene la palabra, y ahí en ese espacio público del aula de clase, presenta sus teorías, sus propuestas, sus miradas”.[7]

En la Acción Comunicativa el entendimiento lingüístico aparece como un mecanismo de coordinación de la acción. En el resto de acciones el lenguaje sólo aparece en algunos de los aspectos que éste ofrece, es en la Acción comunicativa donde aparece como un medio de entendimiento en sí. “Qué el entendimiento funcione como mecanismo coordinador de la acción sólo puede significar que los participantes en la interacción se ponen de acuerdo acerca de la validez que pretenden para sus emisiones o manifestaciones, es decir, que reconocen intersubjetivamente las “pretensiones de validez” con que se presentan unos frente a otros”. [8]

 

Ref:

[1] Gagné, R.M. (1970) The Conditions of Learning; Holt, Rinehart and Winston. Harvard University, 1973.

[2] Stenhouse, L. 1991 And introducction to curriculum research and development. Londrs: Heinemann Educational Books Ltda. (Trad. Cast. Investigación y Desarrollo del Curriculum). Madrid. Ed. Morata, 1991.

[3] Feyerabend, P. y otros, 1990 (trad, cast. Estructura y Desarrollo de la Ciencia). Madrid, Alianza Editorial.

[4] La escolaridad aquí, es entendida como todo el proceso de educación del ser humano alrededor de sistemas y escuelas que orienten estos procesos. De igual manera el concepto de escuela se refiere a todas las instancias en las cuales se vincule al individuo a procesos de educación permanentes y de por vida.

[5] Flores O, R. (1998), Hacia una Pedagogía del Conocimiento. Bogotá Col. Ed. McGraw Hill 1998

[6] Piaget, J.(1975) L´equilibratión des Structures Cognitives, Ed. Presses Universitaries de France. Paris.

[7] HABERMAS, J, Teoría de la acción comunicativa. I. Racionalidad de la acción y racionalidad social;

[8] HABERMAS,J, “Teoría de la Acción Comunicativa: Complementos y Estudios previos”, Cátedra, Madrid, 1989, p.233

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: